La muestra, abierta hasta le 19 de febrero próximo, recoge fotografías desde 1865 a la actualidad, aunque el corpus central está compuesto por fotografías que van desde los años 20 a los 60 del siglo pasado. Muchas de las imágenes seleccionadas forman parte de la memoria visual contemporánea.

Aunque la muestra recoge fotografías fechadas entre 1865 y 2007, el montaje huye deli­beradamente de una presentación secuencial. La exposición busca sugerir relaciones temáticas y establecer diálogos visuales entre las propias imágenes con independencia de su autoría o del momento concreto de su captura. No hay capítulos cerrados, sino conceptos abiertos para que el espectador pueda explorar semejanzas, paralelismos o, por el contrario, diversidad y discordancias.

Lola Garrido posa en la sala Artegunea de San Sebastián.

Lola Garrido posa en la sala Artegunea de San Sebastián. J. HERNÁNDEZ

Por temáticas, en la exposición tienen cabida muchas de las poéticas artísticas de las que ha sido testigo la fotografía, con obras de Jürgen Klauke, Hanness Kilian o Harold Edgerton; el protagonismo del rostro, los gestos y los inquietan­tes juegos de miradas en las instantáneas de Rodchenko, Norman Parkinson, Louise Dahl-Wolfe y Martin Munkacsi; la figura y el cuerpo como permanente reclamo desde la visión de Man Ray, Lillian Bassman, Martín Dorothea Lange, Alfred Cheney Johnston y Madame D’Ora, Bill Brandt o Milton H. Greene; la presencia de la ciudad, tanto de la construcción en sí como de la vida urbana que se aloja en las tomas de Alfred Erhardt y Lucía Moholy-Nagy, y la naturaleza como inva­riado desafío en las imágenes de Alma Levenson o Josef Breitenbach.

Lola Garrido es coleccionista de fotografía desde 1986. Imagen y palabra han sido sus pasiones, así como el cine, trabajando en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, lo que , como ella reconoce, ha determinado su manera de mirar. Posee una colección "autobiográfica", y en ella están presentes algunos temas recurrentes, como son la moda, la mujer y las vanguardias.

Un recorrido por la exposición, en la sala Artegunea de Fundación Kutxa, permite comprobar que Lola Garrido tiene una especial predilección por fotografías con encuadres modernos, así como por aquellas que tienen como protagonista a una mujer. Sin embargo, los géneros representados son diversos: retrato, bodegón, paisaje urbano, fotografía documental o fotografía científica, están presentes en esta completa mirada a la historia de la fotografía occidental.

" />

La muestra, abierta hasta le 19 de febrero próximo, recoge fotografías desde 1865 a la actualidad, aunque el corpus central está compuesto por fotografías que van desde los años 20 a los 60 del siglo pasado. Muchas de las imágenes seleccionadas forman parte de la memoria visual contemporánea.

Aunque la muestra recoge fotografías fechadas entre 1865 y 2007, el montaje huye deli­beradamente de una presentación secuencial. La exposición busca sugerir relaciones temáticas y establecer diálogos visuales entre las propias imágenes con independencia de su autoría o del momento concreto de su captura. No hay capítulos cerrados, sino conceptos abiertos para que el espectador pueda explorar semejanzas, paralelismos o, por el contrario, diversidad y discordancias.

Lola Garrido posa en la sala Artegunea de San Sebastián.

Lola Garrido posa en la sala Artegunea de San Sebastián. J. HERNÁNDEZ

Por temáticas, en la exposición tienen cabida muchas de las poéticas artísticas de las que ha sido testigo la fotografía, con obras de Jürgen Klauke, Hanness Kilian o Harold Edgerton; el protagonismo del rostro, los gestos y los inquietan­tes juegos de miradas en las instantáneas de Rodchenko, Norman Parkinson, Louise Dahl-Wolfe y Martin Munkacsi; la figura y el cuerpo como permanente reclamo desde la visión de Man Ray, Lillian Bassman, Martín Dorothea Lange, Alfred Cheney Johnston y Madame D’Ora, Bill Brandt o Milton H. Greene; la presencia de la ciudad, tanto de la construcción en sí como de la vida urbana que se aloja en las tomas de Alfred Erhardt y Lucía Moholy-Nagy, y la naturaleza como inva­riado desafío en las imágenes de Alma Levenson o Josef Breitenbach.

Lola Garrido es coleccionista de fotografía desde 1986. Imagen y palabra han sido sus pasiones, así como el cine, trabajando en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, lo que , como ella reconoce, ha determinado su manera de mirar. Posee una colección "autobiográfica", y en ella están presentes algunos temas recurrentes, como son la moda, la mujer y las vanguardias.

Un recorrido por la exposición, en la sala Artegunea de Fundación Kutxa, permite comprobar que Lola Garrido tiene una especial predilección por fotografías con encuadres modernos, así como por aquellas que tienen como protagonista a una mujer. Sin embargo, los géneros representados son diversos: retrato, bodegón, paisaje urbano, fotografía documental o fotografía científica, están presentes en esta completa mirada a la historia de la fotografía occidental.

" />

Una mirada a la historia de la fotografía occidental La coleccionista Lola Garrido expone en Tabakalera 120 piezas de grandes autores como Irving Pen
27/11/2018

La coleccionista donostiarra Lola Garrido ha reunido en el centro de cultura contemporánea Tabakalera una selección de 120 fotografías en la exposición Historia portátil de la Fotografía, que contiene obras de 78 grandes autores, como Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Robert Doisneau, Irving Penn, Man Ray o Fran Ho, entre otros. Las imágenes han sido seleccionadas de entre las más de 700 que configuran su colección.

La muestra, abierta hasta le 19 de febrero próximo, recoge fotografías desde 1865 a la actualidad, aunque el corpus central está compuesto por fotografías que van desde los años 20 a los 60 del siglo pasado. Muchas de las imágenes seleccionadas forman parte de la memoria visual contemporánea.

Aunque la muestra recoge fotografías fechadas entre 1865 y 2007, el montaje huye deli­beradamente de una presentación secuencial. La exposición busca sugerir relaciones temáticas y establecer diálogos visuales entre las propias imágenes con independencia de su autoría o del momento concreto de su captura. No hay capítulos cerrados, sino conceptos abiertos para que el espectador pueda explorar semejanzas, paralelismos o, por el contrario, diversidad y discordancias.

Lola Garrido posa en la sala Artegunea de San Sebastián.

Lola Garrido posa en la sala Artegunea de San Sebastián. J. HERNÁNDEZ

Por temáticas, en la exposición tienen cabida muchas de las poéticas artísticas de las que ha sido testigo la fotografía, con obras de Jürgen Klauke, Hanness Kilian o Harold Edgerton; el protagonismo del rostro, los gestos y los inquietan­tes juegos de miradas en las instantáneas de Rodchenko, Norman Parkinson, Louise Dahl-Wolfe y Martin Munkacsi; la figura y el cuerpo como permanente reclamo desde la visión de Man Ray, Lillian Bassman, Martín Dorothea Lange, Alfred Cheney Johnston y Madame D’Ora, Bill Brandt o Milton H. Greene; la presencia de la ciudad, tanto de la construcción en sí como de la vida urbana que se aloja en las tomas de Alfred Erhardt y Lucía Moholy-Nagy, y la naturaleza como inva­riado desafío en las imágenes de Alma Levenson o Josef Breitenbach.

Lola Garrido es coleccionista de fotografía desde 1986. Imagen y palabra han sido sus pasiones, así como el cine, trabajando en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, lo que , como ella reconoce, ha determinado su manera de mirar. Posee una colección "autobiográfica", y en ella están presentes algunos temas recurrentes, como son la moda, la mujer y las vanguardias.

Un recorrido por la exposición, en la sala Artegunea de Fundación Kutxa, permite comprobar que Lola Garrido tiene una especial predilección por fotografías con encuadres modernos, así como por aquellas que tienen como protagonista a una mujer. Sin embargo, los géneros representados son diversos: retrato, bodegón, paisaje urbano, fotografía documental o fotografía científica, están presentes en esta completa mirada a la historia de la fotografía occidental.

Tags